Khepri, el dios escarabajo que empuja el sol cada mañana

Khepri es uno de los dioses más famosos de la mitología egipcia. Con forma de escarabajo, su culto como amuleto protector fue muy popular entre los antiguos egipcios. 

La función de Khepri era la de hacer salir el sol cada mañana. La divinidad procede del escarabajo pelotero, que pone sus huevos en una bola de estiércol que empuja hasta que aparecen las larvas. De la misma forma, los egipcios, que crearon su mitología muy atentos a lo que sucedía en la naturaleza, consideraban que cada día salía el sol porque Khepri empujaba la pelota que es el sol a través del cuerpo de Nut -la diosa del cielo, de la bóveda celeste- hasta asomar por el horizonte oriental y naciendo así el nuevo día. Es por ello que su nombre significa “quien viene a ser”, “el que viene a la existencia”.

De esta forma, los antiguos egipcios veían salir el sol cada mañana, en un día nuevo, después de que el dios Sol hubiera recorrido el Inframundo durante la noche. De hecho, Khepri era una de las tres formas que tomaba la divinidad solar: era Khepri por la mañana, Ra durante el mediodía y Atum al atardecer. 

Por su naturaleza de dios que permite la constante transformación es frecuentemente representado en las tumbas, para recordar el renacimiento que se producirá para los difuntos en el Más Allá. Podemos encontrarle, en su forma humana, representado como un hombre con cabeza de escarabajo que habitualmente porta un cetro uas -una vara larga- y un anj, “la llave de la vida” o cruz egipcia, recordando a todos con su presencia en templos, estatuas, obeliscos y tumbas que habrá un nuevo renacer en la vida eterna.

Créditos de las imágenes:

"File:Hu (egyptian personification of breath and speech).png" by Heshbi is licensed under CC BY-SA 4.0.

"File:Karnak scarab 02.JPG" by Ad Meskens is licensed under CC BY-SA 3.0.