By Tito Vivas

El casco en su sitio. La cámara conectada. Los arneses bien apretados y la pequeña polea metálica de dos rotores se engancha en el gran cable de acero que se pierde, a lo lejos, entre la maleza del exhuberante parque nacional del volcán Arenal. Los pies en posición y la mano enfunada en grueso cuero haciendo de timón. Y el resto es adrenalina pura y el viento en la cara, a cientos de metros de

Read more

By Tito Vivas

Desde hace unos días, vienen goteando en las redes sociales una serie de vídeos que perturban la sensibilidad, aparentemente sólo occidental, de quienes los visionamos. Un fulano con turbante, otro con poblada barba y el de más allá subido en un bulldozer arrasan, a base de mazo, radial y martillo hidráulico, una serie de obras preislámicas pertenecientes a los yacimientos asirios de Nimrud y otros enclaves.

Read more

By Tito Vivas

Es desmedidamente desconcertante la tendencia de algunos viajeros a minusvalorar determinados aspectos del viaje. Grandes viajeros, reconocidos viajeros, insignes viajeros que, tal vez por esa condición, se consideran aptos para opinar sobre lo superfluo de tal o cual visita o reducir milenarios vestigios de nuestros antepasados a un montón de piedras y escombros.

Read more

By Tito Vivas

En mi último viaje a Etiopía, he tenido una experiencia bastante desagradable que no le deseo a nadie. No obstante, me ha servido para recapacitar, darme cuenta de que, en ocasiones, me confío demasiado, dejándome llevar por la infame rutina, y me ha puesto alerta sobre una serie de cuestiones que quiero compartir con todos vosotros.

Read more

Reflexiones

“Quiero repetirte los consejos que te di en el sentido de que deberías cambiar radicalmente de estilo de vida y empezar a hacer cosas que antes ni siquiera imaginabas o que nunca te habías atrevido a intentar. Sé audaz. Son demasiadas las personas que se sienten infelices y que no toman la iniciativa de cambiar su situación porque se las ha condicionado para que acepten una vida basada en la estabilidad, las convenciones y el conformismo. Tal vez parezca que todo eso nos proporciona serenidad, pero en realidad no hay nada mas perjudicial para el espíritu aventurero del hombre que la idea de un futuro estable. El núcleo esencial del alma humana es la pasión por la aventura. La dicha de vivir proviene de nuestros encuentros con experiencias nuevas y de ahí que no hay mayor dicha que vivir con unos horizontes que cambian sin cesar, con un sol que es nuevo y distinto cada día. Si quieres obtener más de la vida, debes renunciar a una existencia segura y monótona.

Debes adoptar un estilo de vida donde todo sea provisional y no haya orden, algo que al principio te parecerá enloquecedor. Sin embargo, una vez que te hayas acostumbrado, comprenderás el sentido de una vida semejante y apreciarás su extraordinaria belleza. En pocas palabras, ponte en marcha. Te aseguro que sentirás una gran alegría si lo haces. Aunque sospecho que harás caso omiso de mis consejos. Sé que piensas que soy testarudo, pero tú lo eres aún más. […] Mucho me temo que en el futuro seguirás teniendo las mismas inclinaciones y te perderás todas las maravillas que Dios ha puesto en este mundo para que el hombre las descubra. No eches raíces, no te establezcas. Cambia a menudo de lugar, lleva una vida nómada, renueva cada día tus expectativas. Aún te quedan muchos años de vida, y sería una pena que no aprovecharas este momento para introducir cambios revolucionarios en tu existencia y adentrarte en un reino de experiencias que desconoces. Te equivocas si piensas que la dicha procede sólo o en su mayor parte de las relaciones humanas. Dios la ha puesto por doquier. Se encuentra en todas y cada una de las cosas que podemos experimentar. Sólo tenemos que ser valientes, rebelarnos contra nuestro estilo de vida habitual y empezar a vivir al margen de las convenciones.

Lo que quiero decir es que no necesitas tener a alguien contigo para traer una nueva luz a tu vida. Está ahí fuera, sencillamente, esperando que la agarres, y todo lo que tienes que hacer es el gesto de alcanzarla. Tu único enemigo eres tú mismo y esa terquedad que te impide cambiar las circunstancias en que vives.

Espero que abandones tu ciudad tan pronto como puedas, enganches un pequeño remolque a tu camioneta y empieces a contemplar la gran obra que Dios ha creado en elmundo. De verdad. Aprenderás mucho de todo lo que veas y de las personas que conozcas. Lleva una vida austera, no vayas a moteles, prepárate tú mismo la comida. Ten como norma gastar lo menos posible y la satisfacción con que vivirás será mucho mayor. Espero que la próxima vez que nos veamos seas un hombre nuevo y hayas acumulado un sinfín de aventuras y experiencias. No lo pienses dos veces. No intentes encontrar justificaciones para aplazarlo. Sólo tienes que salir y hacerlo. Así de simple. Sentirás una gran alegría por haber emprendido un nuevo camino. Cuídate.”

Carta de Chris McCandless/Alexander Supertramp a Ron Franz


By Tito Vivas

Volvemos a girar el reloj de arena de las cuentas atrás. El sábado partiré hacia la puerta del este, la añeja Uzbekistán. El país con la herencia histórica más fascinante de Asia central. Allí aguardan ciudades milenarias que una vez fueron la encrucijada de la ruta comercial más larga y fructífera de todo el globo. Cuenta una leyenda, tal vez historia, que el emperador chino Wu, miembro de la Dinastía Han, decidió contactar y formar alianzas

Read more

Reflexiones

“No hay hombre valiente que nunca haya caminado cien kilómetros. Si quieres saber quién eres, camina hasta que no haya nadie que sepa tu nombre. Viajar nos pone en nuestro sitio, nos enseña más que ningún maestro, es amargo como una medicina, cruel como un espejo. Un largo tramo de camino te enseñará más sobre ti mismo que cien años de silenciosa introspección”.

Patrick Rothfuss


By Tito Vivas

Una de las mejores experiencias de mi último viaje a Israel ha sido poder conocer personalmente a Yuval Lufan. En 1986, Yuval y su hermano Moshe, hijos de un pescador, encontraron una barca del siglo I en el mismo Lago de Tiberíades, ahora conocido como Lago de Genesaret (Mar de Galilea), durante una sequía que había bajado el nivel del agua. Desde entonces se conoce como “el barco de Jesús” (aunque no se sabe por

Read more